REHABILITACIÓN DE FACHADAS

QUE SISTEMA ELEGIR

La tendencia actual en la rehabilitación de fachadas no se basa únicamente en criterios estéticos, los dos puntos más importantes a tener en cuenta a la hora de elegir el sistema de reparación son:

  • Alargar el periodo de vida útil de los acabados de fachada. La pintura sobre enfoscado o monocapas solución habitual hasta hace pocos años, tiene una vida útil aproximada de 8-10 años, cuando colocamos un sistema de fachada ventilada cerámica o de composites el periodo útil, sin necesidad de actuación sobre la fachada, es superior a 70 años y cuando hablamos de un sistema SATE podemos considerar el plazo de durabilidad superior a 30 años siendo en ambos los gastos de mantenimiento muy inferiores a los sistemas tradicionales.
  • Mejorar las características del aislamiento térmico por el exterior para disminuir los consumos energéticos de climatización.

.

FACHADA VENTILADA

La fachada ventilada es un sistema constructivo constituido por una hoja interior, una capa aislante, y una hoja exterior no estanca. Este tipo de fachada permite cualquier tipo de acabados duraderos y de gran calidad, y ofrece excelentes prestaciones térmicas y acústicas.

Construcción:

Sobre la fachada existente del edificio (hoja interior) se ancla una subestructura metálica realizada en aluminio o acero inoxidable destinada a soportar la hoja exterior de acabado.

Entre los elementos que componen la subestructura se dispone de una capa de aislamiento sujeta mediante espigas plásticas o mortero adhesivo sobre la fachada existente.

Una vez colocada la capa aislante, se montan las piezas de acabado. La subestructura permite una cámara de aire de unos pocos centímetros entre el aislamiento y las placas exteriores. Las juntas entre estas placas son abiertas, permitiendo el flujo de aire.

Las placas exteriores pueden ser de diversos materiales: materiales cerámicos, piedra, madera, paneles sándwich, composites,  etc.

La piel exterior o de acabado dispone de ranuras tanto en la parte inferior como en la superior, para permitir la renovación de aire.


               

 

Funcionamiento:

La existencia de juntas entre las piezas de fachada evita los problemas típicos de la dilatación, por lo que son fachadas que presentan un buen aspecto durante mucho tiempo. La hoja exterior también amortigua los cambios de temperatura tanto en el aislante térmico como en el impermeabilizante, prolongando su vida útil.

Por último, la existencia de la hoja exterior ayuda a reducir las pérdidas térmicas del edificio: en los meses de verano la piel exterior se calienta creando un efecto convectivo que hace circular el aire en el interior de la cámara. Este “efecto chimenea” desaloja el aire caliente y lo renueva con aire más frío. En los meses de invierno este efecto es inferior siendo el aislamiento térmico interior el que mejora el rendimiento energético.

Ahorros climatización:

Ahorros en factura energética estimados en invierno: 75%

Ahorros en factura energética estimados en verano: 72%

 

Valoración:

La fachada ventilada es una de las opciones técnicamente mas completas para la rehabilitación de fachadas. Es muy duradera, la que mejor soluciona el aislamiento térmico en verano y la que aporta estéticamente mas valor a la edificación rehabilitada.

A pesar que el coste inicial de la inversión es algo elevado, el análisis de la inversión a medio plazo confirma su absoluta competitividad respecto a los sistemas de enfoscados tradicionales o monocapa (sistemas 3 y 4).

 

AHORRO ENERGETICO           75%

AISLAMIENTO ACUSTICO       72%

SUBVENCIONES                     SI SUBVENCIONES

 

l

2.- SISTEMA “SATE / ETICS”

El sistema SATE (sistema de aislamiento térmico por el exterior) o en ingles ETICS (external thermal insulation composite systems) consiste en la colocación en la cara externa de la fachada planchas de aislamiento térmico adherido al muro.

La fijación habitual suele realizarse mediante adhesivos y fijación mecánica. Los paneles más habituales están realizados mediante poliestireno expandido siendo cada vez más habituales las planchas de lana mineral. El aislante se protege con un revestimiento constituido por una o varias capas protección, una de las cuales lleva una malla como refuerzo. El revestimiento exterior se aplica directamente sobre el panel aislante.

 

 

 

Construcción:

Tomando como base la fachada existente del edificio, se sujetan las planchas de aislante del espesor necesario. La sujeción se realiza mediante potentes adhesivos y tacos plásticos de gran resistencia mecánica y nulo deterioro por corrosión.

Sobre las placas de aislamiento se aplica un mortero de refuerzo y alisado de la superficie, denominado capa base. Esta capa la podemos extender con llana o con máquina de proyectar en un espesor aproximado de unos 2 mm y se aplica directamente sobre el aislamiento, siendo la capa que proporcionará la mayor parte de las prestaciones mecánicas.

Sobre la capa base se aplica un revestimiento decorativo coloreado impermeable al agua de lluvia y transpirable que puede presentarse con distintas terminaciones: rayado, gota, fratasado, liso.

El material de acabado recomendado es sin discusión el mortero acrílico. Este material gracias al desarrollo nanotecnológico, posee altisima capacidad de impermeabilización, pero a su permite una alta transpirablilidad del vapor de agua. Por este motivo se ensucian muy poco y son muy resistentes a las acciones meteorológicas, manteniendo su impermeabilidad y su inalterabilidad de los colores a lo largo del tiempo.

 

 

Ahorros climatización:

Ahorros en factura energética estimados en invierno:60%

Ahorros en factura energética estimados en verano: 53%

 

Valoración:

Este sistema tiene una excelente relación calidad / precio. El sistema SATE ofrece unas reducciones muy importantes en los consumos y una gama de colores y texturas muy extensa.

 

AHORRO ENERGETICO           60%

AISLAMIENTO ACUSTICO       53%

SUBVENCIONES                     SISUBVENCIONES

 

3.- SISTEMA ENFOSCADO MONOCAPA

Este sistema consiste en la aplicación de un mortero predosificado industrialmente, compuesto por cemento, aditivos, áridos, y fibras, al que únicamente se le añade agua en obra y una vez amasado, se extiende o proyecta sobre las paredes de cerramiento en una sola capa de unos 15 mm de espesor, con distintas posibilidades de texturas y colores que constituye el acabado de fachada.

El producto terminado posee interesantes propiedades impermeables y transpirables que contribuyen al buen comportamiento higrotérmico de las fachadas, aunque no supone ninguna mejora en su aislamiento térmico acústico.

El aspecto final del monocapa se puede escoger entre una serie de posibilidades en función de los pigmentos y el tratamiento final de la superficie una vez aplicado sobre el soporte.

 

 

Ahorros climatización:

Ahorros en factura energética estimados en invierno: 0%

Ahorros en factura energética estimados en verano: 0%

 

Valoración:

Dentro de los sistemas de rehabilitación de fachadas, sin mejoras de aislamiento exterior, ofrece las características técnicas mas interesantes así como una amplia gama de colores y texturas.

 

AHORRO ENERGETICO           0%

AISLAMIENTO ACUSTICO       0%

SUBVENCIONES                     NO